DESCUBRIENDO Un camino de letras: ¿Cómo empezó todo?

sábado, 19 de mayo de 2012

¿Cómo empezó todo?




Más de una vez me han hecho esa pregunta y me gustaría compartir la historia con todos vosotros.
De pequeña ya tenía gran pasión por crear historias, algún cuento que por desgracia no he conseguido ubicar. Un guión que quise rodar con la cámara de mis padres, pero que finalmente nunca salió a la luz (menos mal jejej) y un intento de novela de ciencia ficción muy parecido a Alien que tampoco he encontrado. Hubiera sido bonito conservarlo, pero qué le vamos a hacer.


Pasó mucho tiempo hasta que volví a rencontrarme con mi parte creativa. Para empezar no era lectora, me gustaban mucho más las películas y no fue hasta que tuve los 18 años que empecé a tener interés por los libros. Todo empezó por "Los Pilares de la Tierra". Gran libro (en todos los sentidos). Excepto las primeras páginas que se me hicieron bastante aburridas por toda la explicación de las catedrales, me enganchó mucho la historia, sobretodo por sus personajes. Los sentía tan cercanos que no podía dejar sus vidas. Me emocionó y recuerdo que cuando lo acabé me dio mucha pena desprenderme de los protagonistas. Vi la serie el año pasado, no me gusta hacer comparaciones porque creo que son formatos diferentes, pero si dejamos a un lado la novela, la serie no me pareció ninguna maravilla. Una pena porque siendo fiel a la historia, los actores no conseguían transmitir las emociones.

Fue en Edimburgo donde volví a escribir. Lo curioso del caso es cómo surgió, y puedo decirlo en una palabra: aburrimiento. Sí, hacía un tiempo que estaba compartiendo piso con otras cuatro personas, o más bien cerdos. No os podéis imaginar lo que era esa casa. Mi única amiga se había echado novio, y seguía viviendo en el Hostel donde yo había salido huyendo después de un mes compartiendo una habitación de cuarenta personas mixta. Intimidad 0. Pero al parecer fue peor el remedio que la enfermedad pues fui a parar a un nido de mierda. Así de claro. Lo intenté todo, primero limpiaba yo para poder sentirme a gusto, pero pronto me cansé porque lo consideraba injusto. Hice un programa de limpieza que nadie más que yo seguía hasta que me encerré en mi habitación. Único lugar limpio de todo el piso. ¿Qué podía hacer? Vivía con una pareja (un francés y una polaca), cerdos. La hermana del francés, una pirada, que tenía unos cambios de humor bestiales que podían desequilibrar hasta el más cuerdo. Y un escocés que no salía de la habitación a no ser que le llamaras. Creo que durante los dos meses que estuve lo vi dos veces. Un día se marchó y como era el encargado de pagar las facturas, nos quedamos sin teléfono y nos quitaron el volumen de la televisión por cable. ¿Qué me quedaba? Estaba leyendo "Lovely Bones" y no me estaba enterando de nada. Iba consultando el diccionario en casi cada párrafo, se me estaba haciendo interminable.


De repente una noche se me ocurrió. ¿Y si hubiera un mundo paralelo donde sus habitantes se dedicaran a hacer soñar a los humanos? Esa misma noche apunté la idea, y estuve día tras día creando ese mundo, encerrada en una habitación limpia de un piso asqueroso. No me hizo falta nada más. Al principio se llamaba Ámerden, pero cuando se lo conté a mi hermana por teléfono, ella entendió Ámerben y me pareció muchísimo mejor, porque el mío sonaba a mierda. Así surgió todo. Tenía una energía acumulada que debía canalizar, y me salió lo que llevaba dentro. Debían pasar años hasta darme cuenta de que era algo vocacional y que esto es lo que quería hacer.

Ahora aquí estamos, al principio de un camino de letras. Tengo que avanzar sin prisas pero tampoco debo hacer muchas pausas, porque el escribir es constancia. Debo tener mucha paciencia, y quien me conozca bien sabe que no tengo mucha. Será un viaje muy largo, pero valdrá la pena, estoy segura.








4 comentaris:

B.L. dijo...

Mai saps com, quan i on poden sortir les bones idees!
Tens una admiradora del blog des de Múnic, q ho sàpigues!
Un petó!

Ruth.

Melanie Rostock dijo...

Quina il.lusió! Encantada de tenir-te com admiradora. Tinc una idea que pròximament portaré a terme al blog. De fet, faré una entrada avui mateix, a vera si t'animes a participar en l'experiència que plantejaré :)

Nakina dijo...

Desde luego, la inspiración llega en el momento y en el lugar más insospechado. Tener donde escribir, como hacerlo y encontrar el momento para poder soltar toda ésa lluvia de palabras e ideas que te vienen a la mente es lo mejor que te puede suceder. Pero muchas veces falta eso, el poder hacerlo.
Poquito a poco ;) Todo es empezar y tu ya lo has hecho ^^

Melanie Rostock dijo...

Muchas gracias por el comentario Nakina (por cierto me gusta el nombre, es como los que me invento para los personajes de mis novelas), estoy en un momento de mi vida en el que puedo centrar todos mis esfuerzos en lo que realmente me gusta, qué más puedo pedir :)

Publicar un comentario